miércoles, 29 de mayo de 2019

Big Data para garantizar un alquiler seguro


Alquilar una vivienda actualmente en España es una tarea complicada para la persona propietaria del inmueble porque, toparse con un inquilino que no cumple con los pagos acordados en el contrato de alquiler, puede convertirse en un verdadero problema. 

Según un reciente estudio sobre morosidad en arrendamientos urbanos en España, los impagos de alquileres crecieron un 5,7% en 2018. 

Este dato está directamente relacionado con dos situaciones. Por un lado, la subida de precios de arrendamientos, que ocasiona que muchos inquilinos tengan que aumentar sus esfuerzos para poder pagar el alquiler y, por otro lado, la existencia del moroso de oficio, que decide no hacerse cargo de los pagos de manera mal intencionada.