martes, 24 de octubre de 2017

Vivienda, ¿en propiedad, alquiler o inversión financiera?

Cuando nos enfrentamos al mercado inmobiliario, encontramos que es posible llevar a cabo muchísimas operaciones inmobiliarias: comprar una vivienda como residencia habitual, comprar o alquilar una vivienda para utilizarla como oficina o establecimiento de negocio o invertir en bienes inmuebles, son algunas de ellas.

Pero, ¿qué nos puede interesar más? ¿cuál es la mejor opción? ¿qué nos puede resultar más rentable?... Todas estas preguntas tienen una única respuesta: dependerá de tus intereses.
A continuación te damos unas pautas que te ayudarán a decidir la fórmula más adecuada para apostar por tu vivienda.





Comprar

La compra de una vivienda, sobre todo si se va a tratar de tu vivienda habitual, puede ser una de las decisiones más importantes de tu vida. Durante muchos años, esta operación supondrá un impacto importantísimo en tu economía doméstica y representará la mayoría de tu patrimonio neto.

Además, el tipo de vivienda, su ubicación y entorno influirán en el estilo de vida. Por todo ello, antes de realizar la compra de un inmueble tienes que hacer el debido análisis. Para ello, es recomendable consultar a especialistas inmobiliarios, quienes te asesorarán sobre las viviendas que mejor se ajusten a tus necesidades.

Cierto es que, durante generaciones, poseer una vivienda propia ha sido un ideal de éxito personal y una garantía de seguridad financiera a largo plazo. Aunque en los últimos años se ha puesto en duda esta idea y muchas personas optan por alquilar en vez de comprar en propiedad, una vivienda propia también tiene ventajas para aquellas personas que buscan estabilidad, o una inversión segura.



Alquilar

Todos hemos oído en algún momento a los defensores de la adquisición llamarlo “tirar el dinero”, sin embargo, alquilar una vivienda es una opción ideal para aquellas personas que, recién independizadas o por movilidad laboral, no requieran de una residencia en propiedad ni atarse a una hipoteca.

Encontrar la vivienda que más se ajuste a tus necesidades para vivir en alquiler requiere de una búsqueda exhaustiva, ya que el tipo de vivienda y sus características, la ciudad de residencia y la zona dentro de esta, pues no es lo mismo vivir en el centro que en la periferia, junto con los términos y condiciones de contrato harán que el precio del alquiler varíe. En ocasiones, la búsqueda de pisos de alquiler puede resultar compleja pero recuerda que puedes acudir a profesionales que te ayudarán a encontrar la vivienda que más se ajuste a tus intereses.

Pese a que el alquiler está ganado muchos adeptos, en parte gracias a la movilidad laboral, lo cierto es que con la bajada de los precios de los pisos, los tipos de interés y la cesión de créditos por parte de los bancos, son muchos los que siguen optando por la compra de vivienda, también como forma de inversión.



Inversión

Si barajas la opción de invertir en inmueble para sacar rentabilidad alquilando, o bien vendiendo, nosotros queremos ayudarte y exponemos a continuación los aspectos que pueden resultar más interesantes para hacer tu elección.

Comprar una vivienda para luego intentar alquilarla y generar una renta mensual no es algo nuevo, es una de las formas de inversión más antiguas que hay. De hecho, hasta que comenzase la crisis a azotar a nuestro país en 2008, esta forma de inversión estaba prácticamente reservada a personas con capitales medianamente elevados y poseedoras de conocimientos del mercado. Sin embargo, la caída de los precios de la vivienda, y su comienzo de estabilización, ha hecho que de nuevo la gente se decante por comprar vivienda, también como una forma de inversión.

Si barajas la posibilidad de comprar un inmueble con el fin de alquilarlo, un factor primordial será la localización. Una de las principales recomendaciones de CENSI, expertos en el mercado inmobiliario, es elegir bien la ubicación.
Lo más cotizado sigue siendo el centro de las ciudades, las zonas consolidadas, con buenas comunicaciones y servicios. Pero también lo son los centros de negocios o los entornos de grandes parques empresariales por la población flotante que atraen. Tampoco deben despreciarse los barrios cercanos a los campus universitarios. Es preferible que el inmueble no necesite reforma porque entonces la inversión inicial se encarece y por tipología, lo más demandado so pisos de dos y tres dormitorios.

Ya conoces tres posibles fórmulas para apostar por tu vivienda: comprar, alquilar o como inversión. Ahora solo queda que te decantes por la opción que más se ajuste a tus necesidades e intereses de futuro.



No hay comentarios:

Publicar un comentario